Lugar donde puedes admirar los famosos murales.

Video Turistico de Bonampak, enclavada en la Selva Lacandona, ofrece un retrato de la vida de los antiguos mayas

De San Cristóbal de las Casas se encuentra a 240 Km. aproximadamente. De Palenque se encuentra a 130 Km. al llegar a la desviación hacia Bonampak, justo donde salen los camiones operados por la cooperativa lacandona, los pocos  kilómetros que faltan son de terracería.

Al norte de la selva se encuentra la ciudad de Bonampak, que en lengua maya significa “muros pintados”. La entrada al sitio está controlada por la etnia local, los lacandones. Ellos se encargan de proteger y vigilar la zona, son muy amables, no pierda la oportunidad de platicar con alguno de ellos. Hay que recorrer unos kilómetros por un camino de terracería por la selva a pie, bicicleta o en un pequeño autobús entre el griterío de los monos sarahuatos que se inquietan ante los viajeros y contemplar los inmensos loros rojiazules que anidan entre los árboles
Al llegar a la ciudad de Bonampak, la selva se abre y nos permite admirar la plaza principal y los fastuosos edificios que la rodean. En cada construcción hay murales, que narran las historias de  grandes batallas.
El Edificio Uno es el más importante pues ahí se encuentra el mural mejor conservado. Gracias a este mural, los antropólogos franceses han podido estudiar la cultura maya, pues muestran la vida cotidiana de reyes, mujeres en los mercados, guerreros, artesanos y sus celebraciones religiosas. Los murales datan del siglo VIII y son realistas.