Pueblo llenos de color y tranquilidad, donde el tiempo pasa lento, excepto el la celebración de La Candelaria (2 de febrero) cuando el pueblo es el más festivo del Estado.

Video Turistico de Visita Tlacotalpan con este video de Veracruz, México y verás el pasado que encierran sus calles

Hablar de Tlacotalpan, Veracruz, México es hablar del pasado que encierran sus calles, de la historia misma del país, de las haciendas "Estanzuela" y "Juan Zapotal" , es nombrar a Porfirio Díaz en sus años gloriosos o a Guadalupe Victoria , fundando una de las primeras escuelas de la Marina Mexicana, es reconocer la labor de Miguel Z. Cházaro ilustrando a los tlacotalpeños y que decir de Jorge Alacio Pérez, derramando sangre que se purificara en nombre de México, es recordar a tantos hombres y mujeres que forjaron la suerte y el destino de esta tierra que ha perdurado a través de los años como "Perla del Papaloapan" y más aún como Patrimonio Cultural de la Humanidad.R32;R32;Es recordar sus noches, sus estrellas; quién no ha suspirado en sus noches tlacoltalpeñas, es recordar que la luna no está tan lejos como parece, es escuchar a lo lejos un requinto meláncolico y un canto quebrado de aguardiente, es tener en la mente el recuerdo de sus farolitos que en veces le dan un tono sepia a sus calles, como de fotografía.R32;R32;Es llorar por lo que se ha ido o por el no olvido, es seguir con la eterna serenata que iniciamos unos amigos llevándola en el corazón por los siglos de los siglos, ¡Qué te digo, qué te digo! Papaloapan, tantas historias que has vivido y tantos hijos que se han ido, pero te aseguro río que no te tienen en el olvido y que siempre piensan en ti ¡

mi Papaloapan querido !. 

Es ver pasar el tiempo entre son y tarima, es encontrar la rima de la fórmula de la felicidad, es caer en cuenta que el niño que fui crecerá y de nuevo viene ya a ocupar mi lugar en todos los sentidos.
Es recoradr al amigo o al extraño que llegó y se convirtió en uno más que dejo llorando tu caserío, es sentirte querido entre tu pueblo sin dejar de ser tu pueblo.R32;R32;Hablar de Tlacotalpan te relaja el alma, deja ver que dentro de nosotros existe el niño que nunca dejo a su pueblo y siempre rondará sus calles llenas de risas y lamentos, de historias individuales o colectivas, que cuando se siente derrotado busca el inicio de su vida y encuentra cobija entre los brazos de su madre que siempre estara ahí por si lo necesita.
Tlacotalpan es un sueño o muy posiblemente el Tlalocan (Paraíso terrenal); pareciera que el viento trae los cantos, el zapateado y todo lo demás, que sus casas son pedazos de arcoiris que regalan a los ojos un espectáculo celestial que sus iglesias encierran misterios que nunca se sabrán, y que su ribera dice: algún día volverán y volveremos a empezar.R32;R32;Hablar de Tlacotalpan es soñar y si se está lejos es valorar todo lo vivido por querer estar allá, con una jarana en la mano cantándose un "buscapié" o comiéndose un volovan, posiblemente echando trago en "ca´ tobi", o simplemente darle un beso a tu madre , abuela, padre, hermanos y todos los demás, después de pasar la tarde en el sillón arreglando el mundo de los demás.